Skip links

La clave para crear un anuncio publicitario perfecto: emociona

¿Qué es lo que os gusta más de un spot publicitario? ¿El producto que presenta y promociona? ¡Error! ¿El sonido pegadizo que lo acompaña de fondo? ¡Error! ¿El/la protagonista que actúa? ¡Error, error y error! En realidad lo que la gente aprecia de un anuncio es la emoción que le transmite. Es cierto que el producto, la música, el protagonista y todo los demás elementos van a influir, pero todos ellos en su conjunto deben crear una serie de sentimientos que van a “tocar” el sentido emocional de cada uno.

Un patrón estándar de mi receta “secreta” que, según mi experiencia, es más efectiva a la hora de centrar objetivos, debería componerse de elementos coherentes entre ellos y juntos crean una predisposición emocional al consumidor que, por lo menos, consiguen llamarle la atención.

¿Cómo emocionar a un cliente?

Antes de todo, hay que deshacerse de los estereotipos de que emocionar es sinónimo de hacer llorar, emocionar es despertar un sentimiento agradable en el consumidor. Pues bien, para crear un buen anuncio comercial, hay que intentar conocer qué siente los consumidores cuando consumen tu producto, o qué piensan que van a sentir en un caso hipotético de adquirirlo (algo parecido a la motivación de compra). Este elemento debe guiar el proceso de creación. Después, ya toca a la creatividad de cada uno, en ser capaz de inventar una situación real o una historia ficticia para potenciar ese sentimiento.

Como es algo complicado, vamos a intentar desglosar el ejemplo del ¿Te gusta conducir? de  BMW. BMW es una marca de alta gama, por tanto, su segmento debe percibir que un coche es algo más que una herramienta para desplazarse (identificar el beneficio de tu producto). Después, han identificado que puede sentir una persona cuando conduce un coche de ese calibre –libertad para poder moverse, disfrutar de los distintos paisajes, escuchar el sonido relajante del viento- , y han creado un escenario que potencia los elementos mencionados –el hombre con la mano para arriba y para abajo, la música de fondo a juego con la sinfonía del viento relajante, poder desplazarse libremente a través del mundo con sus distintos paisajes- . Resultado: que no se han centrado en promocionar el producto en sí, sino en promocionar qué puedes experimentar con ese producto.

Para reforzar la idea que intento transmitir, es necesario recordar una frase que seguramente habrás escuchado: “el mercado ya no es una guerra entre productos, sino entre percepciones”. Y estoy completamente de acuerdo. Los clientes ya no sólo se conforman con un buen producto, también quieren su “ración” de activación psicológica emocional para separarse de la lógica racional en el proceso de decisión de compra.

¿y tú, qué factores crees que son claves para crear un anuncio perfecto?

Return to top of page